Sin malicia

 

Las flores se iban marchitando en los adobes agrietados,
en las repisas de las ventanas, en el porche.
Laura gustaba de retirar lo que quedaba de pétalos con la mano.
Por el tacto,
por un comienzo sin malicia,
Inhabitado.
© Ana de Beraza Lavín

Deja un comentario